domingo, 24 de agosto de 2014

Los yūrei (幽霊)

Son fantasmas japoneses. Como sus similares occidentales, se piensa que son espíritus apartados de una pacífica vida tras la muerte debido a algo que les ocurrió en vida, falta de una ceremonia funeraria adecuada, o por cometer suicidio. Usualmente aparecen entre las dos de la madrugada y el amanecer, para asustar y atormentar a aquellos que les ofendieron en vida, pero sin causar daño físico. Tradicionalmente, son femeninos, y están vestidos con una mortaja, un kimono funerario, blanco y abrochado al revés. Normalmente carecen de piernas y pies (en el teatro tradicional se simula esto con un kimono más largo de lo normal), y frecuentemente están acompañados por dos fuegos fatuos (hi-no-tama en japonés), de colores azul, verde o púrpura. Estas llamas fantasmales son partes separadas del fantasma más que espíritus independientes. Los yūrei también suelen tener un trozo triangular de papel o tela (llamados en japonés hitaikakushi (額隠?)), en su frente. Varios son representados con cabello largo y negro. Como muchos monstruos del folklore japonés, los yūrei pueden ser repelidos con ofuda (御札?), escrituras shintoístas santificadas. Por otro lado, los fantasmas vengativos, llamados goryō (御霊?), tradicionalmente maldicen a una persona o un lugar como un acto de venganza por algo que se les hizo en vida. De ese modo, decir "te maldigo" es una amenazante frase dicha en un momento de ira. Un yūrei también puede aparecer para castigar a los descendientes o parientes del finado cuando no se han llevado a cabo los correspondientes ritos funerarios, tatari o tataru. Monjes budistas y ascetas son en ocasiones contratados para llevar a cabo rituales en aquellas muertes inusuales o desgraciadas que pueden llevar a la aparición de un fantasma vengativo, de un modo similar a un exorcismo. En ocasiones estos fantasmas son deificados para aplacar sus espíritus. Mientras que todos los fantasmas japoneses se llaman yūrei, dentro de esa categoría hay varios tipos específicos de fantasmas, clasificados principalmente por la manera que murieron o su razón de volver a la tierra. -Onryō - Son fantasmas vengativos que vuelven del purgatorio por un mal hecho a ellos durante su vida. -Ubume - Es el fantasma de una madre que murió durante el parto, o murió dejando niños pequeños. Estos yūrei suelen regresar para cuidar de sus hijos y a menudo les traen dulces. -Goryō - Son fantasmas vengativos de la clase aristocrática, en especial aquellos que fueron martirizados. -Funayūrei - Son los fantasmas de los que fallecieron en el mar. -Zashiki-warashi - Son fantasmas de niños, más traviesos que peligrosos. -Fantasmas guerreros - Veteranos de las guerras Genpei que cayeron en batalla. Aparecen casi exclusivamente en el teatro Nō. -Fantasmas seductores - Es el fantasma de un hombre o una mujer quienes después de muertos inician un romance con un humano vivo. Algunas localizaciones famosas que serían frecuentadas por yorei son bien del castillo de Himeji, frecuentado por el fantasma de Okiku, y de Aokigahara, el bosque en el fondo del Mt. Fuji, que es una localización popular para el suicidio. Un onry particularmente de gran alcance, Oiwa, se dice para poder traer venganza en cualquier actriz que retrata su parte en una adaptación del teatro o de la película. El artista Maruyama Ōkyo creó el primer ejemplar de un yorei tradicional titulada "El fantasma de Oyuki".

miércoles, 30 de julio de 2014

El filósofo Ralph Waldo Emerson dijo:

“El secreto del mundo es que todas las cosas subsisten y no mueren, pero se retiran un poco de la vista y después regresan”. Nada está muerto, la gente se finge muerta, y soportan funerales de burla y obituarios luctuosos. Y ahí están, mirando por la ventana, perfectamente bien con un disfraz nuevo. Este secreto hay que contarlo al mundo y deben saberlo, porqué no están muertos. Yo lo sé, y lo probaré.

martes, 29 de julio de 2014

El fantasma de Freddy Jackson

Año 1919, un escuadrón que sirvió en la Primera Guerra Mundial se disponía a hacerse la foto de grupo. En la fotografía muestra a un soldado y ligeramente se puede vislumbrar detrás suyo a Freddy Jackson, mecánico de aviones que había fallecido accidentalmente por una hélice e avión dos días antes. Muchos dicen que estaba haciendo una última aparición, esta vez para la posteridad. La fotografía fue tomada en la base aérea de RAF Cranwell. Los soldados reconocieron la cara de Freddy Jackson al instante, dejó a todos aterrorizados.

sábado, 26 de julio de 2014

Buscadores de Fantasmas Casa de "El Exorcismo de Robbie Mannheim"





El 20 de agosto de 1949, William Peter Blatty, un estudiante de la
universidad de Georgetown publicó un impactante artículo en el Washington Post.
Dicho artículo hacía una breve reseña de un supuesto caso de posesión demoníaca
ocurrido en Mount Rainer, Maryland. El poseído era un chico de 14 años llamado
Robbie Mannheim.



Robbie era un niño normal que vivía con su familia en el 3210 de Bunker Hill
Road, en Mount Rainer, según Thomas B. Allen, autor del libro Possessed
publicado en 1993. Robbie tenía una excelente relación con su tía que era médium
y que juntos realizaron regularmente sesiones de Ouija para entrar en contacto
con espíritus. El 15 de enero de 1949 empezaron a producirse fenómenos extraños
sin causa aparente. Se empezaron a escuchar misteriosos pasos y rasguños en las
paredes que darían algún que otro sobresalto a la familia, pero esto sólo era el
principio. Once días más tarde, la tía de Robbie muere de manera inesperada en
St. Louis, y Robbie intenta inmediatamente entrar en contacto con ella a través
de la Ouija. Semanas después en la habitación de Robbie se empezaron a escuchar fuertes
ruidos, el chico empezaba a mostrar comportamientos muy extraños. La familia no
tardó en consultar con un médico y un psiquiatra lo ocurrido, pero Robbie no
mostraba tener ninguna enfermedad mental y se encontraba bien físicamente.



El jueves 17 de febrero Robbie pasó la tarde en casa del reverendo Luther Miles
Schulze, después de ver esa misma noche lo que ocurría, no dudó en recomendar a
la familia que acudiese a un sacerdote católico. El reverendo pudo ver esa misma
noche como la cama donde dormía Robbie se movía violentamente de forma
inexplicable. Entre el 27 de febrero y bajo la supervisión del padre Hughes, Robbie
experimentó un primer intento de exorcismo en el hospital de Georgetown, donde
éste atacó brutalmente al padre Hughes; se liberó de las ataduras y con un
muelle que arrancó del colchón comenzó a golpear violentamente al sacerdote
provocando varías heridas en su brazo.



Pero las manifestaciones no terminaron ahí, sobre el cuerpo del muchacho
empezaron a aparecer cortes aleatorios y de su piel surgían palabras con letras
de sangre como sábado,Louis y odio. Mientras esto sucedía, el obispo de
Raymond y el padre William Bowdern investigaban la autenticidad de la posesión
demoníaca, mientras según la familia Mannheim la presencia demoníaca que
habitaba en el cuerpo de su hijo era la tía de Robbie. Finalmente el miércoles 16 de marzo, el padre Bowdern realizó un exorcismo en el
hogar del tío de Robbie en St. Louis. Durante el ritual aparecían cardenales y
señales con las palabras infierno y rencor. Robbie también escupía en las caras de
los presentes, realizaba movimientos obscenos, insultaba a los sacerdotes e
intentaba llamar su atención constantemente con provocaciones sobre relaciones
sexuales entre curas y monjas. Incluso en algunas ocasiones pronunció frases en
latín, una lengua que desconocía y que nunca había estudiado.



Robbie regresó a su ciudad natal donde lo internaron en una residencia mental
segura para él; fue en este lugar donde el domingo de pascua se realizó un nuevo
exorcismo y donde posiblemente se produjeron los hechos más brutales. Durante el
ritual la palabra "salida" apareció en el pecho del niño acompañado de una
flecha señalando hacía abajo, concretamente a su pene. Después, según el obispo,
Robbie hablaría con la voz del mismísimo diablo. El aspecto físico del niño se
había convertido en siniestro y la temperatura ambiente de la habitación caía
bruscamente.

El 18 de abril a las 11pm, se realizaba un trigésimo intento de exorcismo,
Robbie se revolcaba y gritaba, "¡Satán!", "¡Satán!". Soy Michael, y ordeno a Satán y
a los otros espíritus malignos, que dejen este cuerpo, en el nombre de Dominus.
¡Inmediatamente!, ¡Ahora!,
¡Ahoraaa!,¡Ahorraaa!
.



La reacción de Robbie hacía éstas palabras, fue violenta, sus espasmos
aumentaron drásticamente hasta que de pronto se tranquilizó de repente. Elevó la
mirada hacia los sacerdotes y dijo: "Se ha ido". Este impresionante caso de posesión interesó a William Peter Blatty, que le hizo
replantearse su vocación de sacerdocio, esta historia podría probar que existen
los espíritus malignos y demonios, así pues, también cabía la posibilidad de la
existencia de los ángeles. Veinte años habían pasado y William Peter Blatty era un célebre escritor de
comedia. A finales de los 60, la comedia había decaído y entonces recordó el
caso de 1949 y decidió escribir algo sobre el exorcismo de Maryland. Su primer
paso era contactar con el envejecido padre Bowdern; para pedirle ayuda y así
fue. Pero la familia de Robbie no quiso que aquel libro se publicara, sólo
querían olvidar.



Pero Blatty no se dio por vencido y no abandonó la idea. Por fin decidió
escribir una historia ficticia basada en el exorcismo de Maryland. Años más
tarde y después de muchas investigaciones empezó a escribir las primeras páginas
de "El Exorcista". Para separar la historia real de Robbie, él hizo que el
protagonista del libro fuese una niña de 12 años.

jueves, 24 de julio de 2014

Ave Santani

domingo, 6 de julio de 2014

La casa infernal de Richard Matheson

La casa infernal (en inglés: Hell House) es una novela del escritor estadounidense Richard Matheson publicada en 1971. La novela tiene importantes similitudes con The Haunting of Hill House (1959) de Shirley Jackson, aunque con mucha más violencia. Stephen King la describió como «la más aterrorizante novela sobre una casa embrujada jamás escrita».


La Casa Infernal
Durante más de veinte años, la Casa Belasco ha permanecido vacía. Considerada el Everest de las casas encantadas, es una venerable mansión cuyas sombrías paredes han sido testigo de escenas de horror y depravación inimaginables. Las anteriores expediciones que han tratado de investigar sus secretos han terminado en desastre, siendo sus participantes destruidos por el asesinato, el suicidio o la demencia. La historia trata de cuatro personas: el doctor Lionel Barrett, un físico interesado en la parapsicología, su esposa Edith y dos médiums —Florence Tanner, espiritualista y médium mental, y Benjamin Franklin Fischer, médium físico—, que son contratados por un millonario moribundo, William Reinhardt Deutsch, para investigar la posibilidad de que exista vida después de la muerte. Para llevar a cabos su misión deben entrar en la tristemente célebre Casa Belasco en Maine, considerada como la casa más embrujada del mundo.

La casa se llama «Hell House» debido a los horribles actos de blasfemia y perversión ocurridos bajo la influencia silenciosa de Emeric Belasco. Fischer es el único sobreviviente de un intento fallido de investigación treinta años antes. La novela combina terror sobrenatural con misterio, los investigadores intentan descubrir los fantasmas de la casa mientras su cordura se ve sutilmente socavada por la siniestra influencia sobrenatural.Durante la investigación, diversas influencias comienzan a afectar las debilidades personales de cada personaje: a Florence a través de su creencia en el espiritualismo y su ímpetu por librar a la casa del mal; al doctor Barrett a través de su incredulidad casi arrogante y su desconocimiento del espiritualismo, su creencia en la ciencia y su debilitado estado físico —había sufrido de poliomielitis cuando joven—; a Edith a través de sus temores personales, sus inseguridades y sus deseos acumulados; y a Fischer a través de su inacción deliberada —que él llama «precaución»—. La potencia de la casa infernal proviene de su aparente capacidad para corromper a los que se introducen en ella, antes de su destrucción tanto mental como física.


Richard Matheson
Cada uno tiene sus propias razones para arriesgarse a sufrir tormentos y tentaciones desconocidos, pero ¿podrá alguien sobrevivir a aquello que acecha en la casa más peligrosa del mundo?.

En 1973 la novela fue llevada al cine con el nombre de The Legend of Hell House, protagonizada por Pamela Franklin y Roddy McDowall. Matheson escribió el guion. La historia fue adaptada como una miniserie de cómic llamada Richard Matheson's Hell House escrita por Ian Edginton y con dibujos de Simon Fraser, que fue publicado en 2004 por IDW Publishing;  posteriormente fue recogido como libro en rústica en 2008. También hubo una versión no autorizada de la historia en Werewolf by Night de Marvel Comics, escrita por Doug Moench, en la que Emeric Belasco fue renombrado como Belaric Marcosa.

domingo, 8 de diciembre de 2013

Se abre en Barcelona una biblioteca dedicada a la muerte

Si estáis por Barcelona, no os podéis perder una pequeña escapada a la que es una de las pocas bibliotecas del mundo dedicada a la muerte (es la segunda más importante de Europa, después de la de Viena), donde se ofrecen libros de humor negro o flores funerarias, cortesía del cementerio de Montjuïc.

Biblioteca dedicada a la muerte
Al menos podemos asegurar que es la única biblioteca temática sobre la muerte de toda España. Cuenta con un fondo bibliográfico de casi 4.000 ejemplares. Y ha sido idea del arqueólogo Manel Hernández, que empezó su labor recopilatoria hace ya treinta años.

Al principio, Manel sólo tenía un puñado de obras que guardaba en el tanatorio de Sancho de Ávila (Barcelona), el primero que se construyó en España (1968), pero enseguida se le quedó pequeño, y ahora su gran colección se exhibe en la entrada del camposanto de la montaña de Montjuïc, desde el que se tiene unas privilegiadas vistas al mar Mediterráneo. La Biblioteca del Cementerio de Montjuïc ocupa 80 metros cuadrados, y junto a él tambien se exhibe una colección de carrozas fúnebres única en España. El primer ejemplar que llegó hasta aquí fue Dioses, tumbas y sabios, de C. W. Ceram, y uno de los últimos que han llegado ha sido Estat dels cementiris del partit judicial de Terrassa a finals del segle XIX.

Sin embargo, la joya de la corona de la biblioteca es The temple of king Sethos I at Abydos, que consta de tres volúmenes y fue publicada en 1933 por Amice Mary Carveley y M. F. Broome: contiene información sobre los rituales funerarios en el Antiguo Egipto. También resulta curiosa Principios de la botánica funeraria, que ilustra que tipo de especies son admisibles en los cementerios. Entre otras cosas, también explica por qué hay tantos cipreses en los cementerios.
Naturalmente, también podréis encontrar aquí El libro de los muertos, obra fundamental del Antiguo Egipto, que contiene fórmulas que permiten a los difuntos llegar al Más Allá.

Ya entrando en el humor negro, encontraréis El gran libro del humor negro, de Philippe Héracles, en el que abundan aforismos, epitafios y chistes sobre la muerte. Algo así como la versión en forma de libro del cementerio del buen rollo que encontramos en Sapanta, Rumanía. Un cementerio donde hay cruces de colores y epitafios tan divertidos como los que siguen: Aquí descansa mi suegra: si hubiera vivido otro año más, yo ocuparia su lugar. Señor, recibela con la misma alegría que yo te la mando. Aquí yace mi mujer, fría como siempre.

En la Biblioteca del Cementerio de Montjuïc encontraréis aquí obras en alemán, árabe, catalán, castellano, francés, gallego, inglés, italiano, japonés, portugués, ruso y sueco. Sin duda una manera diferente de acercarse a un cementerio, al menos desde una óptica menos tétrica y malrollista. O no.

Puede visitarse gratis de miércoles a domingo, de 10 a 14 horas.